La cocina es un espacio fundamental en cualquier vivienda, es una de las principales áreas que llaman la atención de las personas en una casa. Los hogares latinoamericanos acostumbran convertirla incluso en una segunda área de reuniones, derivado de las tradiciones familiares en torno a las fechas festivas y celebraciones. Sin embargo muchas veces se descuida la iluminación y decoración de esta,  porque es tomada simplemente como el sitio para cocinar.

Si eres de las personas que disfruta la cocina y crear deliciosos platos, entenderás sin problemas a qué nos referimos, pero las personas que no son propensas a hacer uso de la cocina porque no lo disfrutan o no tienen el tiempo para ello así que suelen comer fuera, no lo ven de la misma manera y esto es algo que debe cambiar. No importa si no le das un uso constante a tu cocina, de igual manera esta es un espacio que debe estar siempre ordenado y bien iluminado porque supone un significativo punto de referencia de tu casa, tanto decorativamente hablando como a nivel funcional.

La decoración de la cocina variará según su tamaño, división de espacios, colores y estilo de la vivienda ya que lo ideal es que esta vaya en armonía con el resto de la casa y se complementen de manera agradable. Las recomendaciones que haremos en este blog, responden generar las sensaciones correctas en concordancia a tu estilo sin descuidar la parte operativa que es importantísima. Al final es un área de trabajo dentro de tu casa.

Entrando en materia, empecemos por la iluminación en topes y encimeras. Es importante lograr una iluminación homogénea. La idea es tratar de evitar hacernos sombras a nosotros mismos mientras trabajamos. Queremos que sea un ambiente seguro, libre de accidentes. Recomendamos downlights como la WARHOL, que tienen suficiente abertura focal. Debes evitar que la luz se concentre en un punto. Puedes instalarlas sobre la encimera con poca distancia entre ellos.

En las cocinas siempre hay armarios sobre las áreas de trabajo. Puedes complementar colocándoles focos o perfiles, preferiblemente con tonos en 6000 k, para que esas zonas queden bien iluminadas. Eso sobre los armarios y apuntando a los mesones, sin embargo en el interior de los mismos puedes utilizar también los perfiles.

Es tan importante tener suficiente espacio de almacenamiento, como poder encontrar con rapidez y facilidad lo que buscamos. Por ello perfiles combinados incluso con sensores  que los activen una vez abres la despensa, pueden ser de gran ayuda en tu cocina.

Sobre la mesa de comer, puedes utilizar lámparas colgantes. Te recomendamos queden a 80 cm de la mesa. La idea es que iluminen sin deslumbrar a los comensales. Tonos cálidos con un CRI alto, garantizan apreciar los colores de las comidas de una manera realista. Conviene escoger luminarias con pantallas resistentes y lavables (acero, aluminio, vidrio).

Abordando temas decorativos, no puedes dejar de lado el uso de la luz indirecta. Con focos orientables que puedes rebotar contra la pared, o con cintas LED en el perímetro, puedes lograr efectos geniales.

No temas escoger lámparas decorativas, simplemente cuida un estilo sobrio y minimalista, que le aporte personalidad a tu cocina, incluso cuando las luminarias estén apagadas.